Advertisement

En Español: The joys of an open door

Al llegar a Iowa City, una de las cosas que más me sorprendió fue lo fácil que era entrar en las casas: cruzar el porche, abrir la puerta de un sólo pestillo y dentro. Las sentí poco seguras. Venía de Madrid donde antes de salir de mi piso daba cinco vueltas de llave y cerraba al menos tres cerraduras en mi puerta blindada. […]

Read More…