Advertisement

En Español: The plight of a landlocked diver

Desde que llegó el verano a Iowa City, todos los días me levanto con una extraña sensación en el cuerpo, como si mis átomos tuvieran un fuerte antojo de volver a hacer buceo, como si mis células pidieran volver al fondo del mar. Quizá extrañe el buceo porque es de mañana, y hay algo en el sol cuando cae oblicuo sobre el césped, sobre el asfalto, que me recuerda a los primeros rayos en la playa. […]

Read More…